miércoles, 21 de septiembre de 2016

Las características del Aprendizaje por Proyectos (ABP)

Aunque pueda ser que hace relativamente poco que se oye a hablar del Trabajo por Proyectos en las aulas, no es algo que haya salido a la luz hace poco, al contrario, hace unos 100 años Kilpatrick (discípulo de John Dewey) publico su "Project Method", así que estamos recuperando una joya pedagógica que, a mi parecer, nunca debería haber sido aparcada.

Con el pasar de los años han ido surgiendo diferentes propuestas sobre cómo se debería aplicar el Trabajo por Proyectos (ABP o, en inglés, PBL de Project Based Learning) pero todas ellas siempre han ido girando al rededor de las mismas propuestas pero con pequeñas diferencias. Por lo que os presento un ejemplo de proyecto (explicado muy básico) para poder comprender un poco mejor las características principales que se debería ver reflejado en un proyecto educativo:



Paso a transcribir (y detallar un poco) cada característica señalada en la infografía:

  1. Selección del tema: El profesorado pide al alumnado que se haga cargo de la planificación y organización del viaje de final de curso.
  2. Generación del conflicto cognitivo: Al alumnado se le plantearán ciertos interrogantes que deberán resolver (destino, dinero disponible, transporte, documentación necesaria, actividades a realizar en la destinación, recaudación de dinero...).
  3. Evaluación de conocimientos previos: El profesorado pide al alumnado que haga una lista de acciones que cree necesarias para poder tener gestionado el viaje de final de curso y que, posteriormente, pondrán en común para ver qué sabe el alumnado y qué necesita saber para poder dar respuesta a la situación planteada.
  4. Establecimiento de los objetivos de aprendizajes y acuerdos sobre la evaluación: Todo proyecto deberá tener una vinculación directa con lo que se establece por Decreto de lo que debe aprender el alumnado, será trabajo del profesorado ver qué competencias y objetivos se pueden incorporar en el proyecto, como podrían ser: del área de matemáticas se pueden incorporar elementos de cálculo, del área de lenguas ver cómo utilizar el vocabulario técnico para realizar una guía turística, en el área artística ver de qué manera realizar campañas para vender productos artesanales para recaudar dinero, en el área de historia realizar vínculos entre el lugar de destino y el lugar de partida a nivel histórico... Lo referente a la evaluación, será necesario acordar con el alumnado cómo se evaluará, qué criterios se utilizarán y con qué herramientas para que lo puedan tener presente durante todo el proyecto.
  5. Planificación del proyecto y producto a realizar: El profesorado indica al alumnado que el producto final del proyecto será una propuesta de viaje en el que consten: número de alumnado, destino, costes, actividades culturales y de ocio. A partir de esta información, el alumnado, en grupos empezará realizar una primera aproximación de tareas a realizar que posteriormente será compartida con el resto de compañeros para terminar con una planificación global.
  6. Construcción del aprendizaje: Una vez todos los grupos tienen claro qué pasos generales se deben realizar, empiezan a buscar información, a seleccionar la más relevante, a tomar notas, a dar respuesta a las dudas planteadas por el proyecto... Mientras tanto, el profesorado va aclarando dudas, supervisando las tareas y explicando conceptos relacionados con el proyecto necesarios para resolver los problemas que se van encontrando.
  7. Autorregulación: El alumnado, al tener claro los objetivos a alcanzar, así como los criterios de evaluación, puede ir verificando si va bien encaminado y, en el caso que necesite redirigir sus tareas, siempre podrá consultar con el profesorado para recibir indicaciones y consejos.
  8. Presentación del producto: Cada grupo presenta su propuesta de viaje que será votada y valorada, a partir de los criterios establecidos inicialmente, tanto por el resto de grupos, así como por el profesorado implicado.
  9. Conclusiones y descontextualización: El alumnado realiza un esquema de los contenidos de aprendizaje desde las distintas áreas del saber.
  10. Reflexión sobre el aprendizaje y Autoevaluación: El alumnado hace una reflexión sobre cómo ha aprendido lo que ha aprendido y propone mejoras de actuación individual para poder ser aplicadas en próximos proyectos.
  11. Coevaluación: El alumnado revisa las incidencias ocurridas en el grupo durante el transcurso del proyecto y hace una propuesta de mejora para próximos proyectos. También realiza una lista de puntos fuertes en el trabajo en grupo de cada uno de los miembros. 


En próximos posts iré detallando un poco más las características para ir profundizando más en el Trabajo por Proyectos.

¿Tenéis en cuenta algunas de estas características? ¿Alguna característica no la contemplabais? Tenéis el espacio de comentarios a vuestra disposición!

lunes, 12 de septiembre de 2016

Empecemos por cohesionar al alumnado

Empecemos por cohesionar al alumnado
Fuente propia
Un profesor me contaba en las sesiones de formación de julio que, justo antes de acabar las clases, preparó una pequeña actividad en su clase para ser realizada por parejas que él mismo estableció. Cuando hizo las parejas una alumna le dijo que no quería hacerla con el chico que le había tocado porqué nunca había hablado con él.

Un curso dura unos 9 meses, muchas semanas, días y horas que pasa nuestro alumnado acompañado de casi siempre los mismos compañeros, ¿cómo puede ser que haya alumnos que no se hayan dirigido nunca la palabra?

Una de las actividades que se debería realizar a lo largo de todo el curso, en cualquier clase, etapa y asignatura, es la de permitir que el alumnado se conozca mucho mejor. Esto permitirá iniciar un proceso de cohesión de grupo que nos ayudará en el momento que queramos incorporar actividades cooperativas en el aula.

domingo, 4 de octubre de 2015

¿Planificas o sólo vas con la guía?

Fuente
Cada vez que me voy de viaje (sea corto o largo, cerca o lejos) me paso días-semanas antes preparando el viaje:

  • Busco lo que dicen las guías más conocidas.
  • Busco la información turística oficial del sitio que voy a visitar.
  • Miro foros-blogs de gente que ha visitado antes el sitio para leer sus recomendaciones y sus planes de viaje.
  • Pregunto a conocidos que hayan ido antes.
Cada vez que encuentro información interesante me la guardo. Durante unos cuantos días sólo hago que buscar y buscar, hasta tal punto que, lo reconozco, acabo infoxicada (y mi cabeza casi estalla).

Cuando llego a este punto dejo de buscar y con todo lo que he seleccionado y guardado me hago mi ruta de viaje:

  • Los lugares a los que ir (no se puede ver todo así que hay que priorizar), las rutas más optimizadas para ir del punto A al punto B.
  • Me apunto horarios y costes de los lugares para tener una idea de cuando es mejor ir....
En resumen, que me acabo haciendo una guía personalizada de lo que me gustaría ver y lo que no, para poner un ejemplo, en cada viaje me gusta poder ver parques, naturaleza, por eso siempre tengo en cuenta estos elementos cuando busco la información.

No os creáis que luego se acaba cumpliendo al 100% la ruta, ni mucho menos! Una vez en el lugar de destino las cosas pueden cambiar (llover a cántaros, estar muy cansados, tener que hacer una ruta distinta para poder pasar por otros sitios que no habíamos contemplado...). Es decir, los cambios e imprevistos tienen cabida dentro del viaje (faltaría más!).

Pues no se si os habíais dado cuenta pero programar las clases es igual que planificar un viaje:
  • A partir de lo fijado por el curriculum se deben priorizar los contenidos.
  • Se debe secuenciar la información para que los contenidos seleccionados se ofrezcan de menor a mayor dificultad.
  • Se seleccionan y detectan cuales son las actividades y metodologías más adecuadas que ayuden a profundizar en los contenidos, así como los recursos, los espacios que se utilizarán...
  • Una vez lo tienes programado, esto te servirá de base para poder adaptarte a las necesidades y características de tu alumnado y de vuestro día a a día (como he dicho, los imprevistos están a la orden del día y no hay que temerlos).
Las fuentes de información para programar nuestras clases son inagotables, no sólo debemos tener como referente el libro de texto sino que debemos aprovechar la cantidad de información que tenemos a nuestro alcance para intentar ir más allá. Es emocionante el proceso de búsqueda de información para planificar el viaje, pero más emocionante es emprender el viaje para ver que es lo que te acabarás encontrando.

Y tu, ¿planificas o te dejas llevar por lo que marca la guía? 

domingo, 20 de septiembre de 2015

¿Tus alumnos conocen y comparten las normas de clase?

Fuente
Cuando vas al cine te indican las normas al empezar: apagar el teléfono, no molestar, estar callado...

Cuando tienes que tomar un medicamento te indican claramente lo que tienes que hacer: cada 4 horas, con el estomago lleno...

Cuando vas a clase... se presuponen una serie de normas que, a partir de cierta etapa, se hacen etéreas y que deben estar escritas en algún reglamento escondido por algún lado de la escuela. Esto pasa en la etapas más superiores de la educación pero en cambio en las etapas iniciales las normas y pautas de clase están bien visibles en el aula e incluso se repasan y se toman como modelo cuando alguien las incumple. Lo habitual es que estas normas no hayan sido consensuadas con los alumnos, pero lo lógico seria que a medida que nos adentramos en etapas superiores, donde el alumnado va cogiendo un papel más crítico en relación a lo que se le impone desde fuera, pueda tener cierto nivel de decisión sobre estas normas impuestas para que así las pueda asumir como propias.

miércoles, 2 de septiembre de 2015

Reto para este curso: ¡Conocer a tu alumnado!

Fuente
Para este inicio de curso te propongo que intentes conocer un poco más a tus alumnos. En función de la edad de tu alumnado pensarás que eso es muy difícil, pero no se trata de pedirles que te expliquen cuáles son sus aficiones así sin más, sino de que todo tenga un sentido y que, por supuesto, tu también expliques cosas de ti.

Siempre que doy clase ante personas que no me conocen me gusta empezar mostrando en la pizarra 4 palabras sobre mi, por ejemplo: Postres, Bélgica, Spectrum y Teatro.

Dejo estas 4 palabras bien visibles y los alumnos me pueden preguntar lo que quieran y yo sólo podré responder SÍ o NO. Con esta simple forma de empezar, gano 2 cosas en poco rato:

  • Mostrar que tengo aficiones más allá de lo que ellos puedan ver en clase.
  • Mostrar que pueden hacerme preguntas (si me preguntan cosas sobre mi vida como no me van a preguntar sobre los contenidos!).
(evidentemente, si nadie se acerca, siempre se pueden dar pistas)

Con esta dinámica consigo romper el hielo inicial con el alumnado y a la vez puedo empezar a ver como responde el grupo.

Una vez superada esta barrera inicial lo lícito es que los alumnos te expliquen algo a ti, pero ya sabemos que eso es muy complicado, así que lo que te aconsejo es que hagas dinámicas de grupo, de esta forma, además de conocerlos harás que los alumnos se conozcan entre ellos.

Te propongo tres dinámicas para que así puedas seleccionar la que quieras (o incluso hacerlas todas!!):

  • La pelota de las preguntas: en una pelota de playa añadir preguntas, por ejemplo: Cuéntanos algo divertido que hiciste durante el verano; Si pudieras ser un animal, ¿cuál serías? ¿Por qué?; ¿Qué te gustaría hacer de mayor?; Si pudieras viajar a cualquier parte del mundo, ¿a dónde irías? ¿Por qué? La pelota debe ir pasándose a todos los alumnos para que respondan la pregunta que justo les queda delante cuando la cogen.
Fuente

  • Círculos concéntricos: los alumnos se ponen haciendo dos círculos uno interior que mirará hacia el exterior del círculo y uno exterior que mirará hacia el interior. Esto hará que los alumnos queden mirándose entre ellos. Se debe conseguir que el número de personas en los dos círculos sea similar para que queden todos emparejados. Cada pareja deberá hacerse una pregunta (¿Practicas algún deporte? Si es así, ¿cuál?; ¿Te consideras tímido o extrovertido? ¿Por qué?; ¿Cuál fue la última película que viste? ¿Te gustó?; ¿Cuál es tu cena favorita?; ¿Qué harías con un millón de euros?) y una vez dada la respuesta el círculo interior o exterior girará para que así cada alumno pueda hablar con diferentes compañeros.
  • Escritura conjunta: juntar al alumnado en grupos de 6-8 alumnos para que escriban en un papel una palabra o que hagan un dibujo. La dificultad será que no podrán tocar el rotulador que habrá encima del papel y que sólo lo podrán mover utilizando los hilos que tendrá atados a su alrededor.

Fuente
Estas tres dinámicas son sólo un pequeño ejemplo de actividades que se pueden realizar el primer día de clase. Tal vez te parezca que dedicar tiempo en tus clases a conocer el grupo es una pérdida de tiempo pero te aseguro que con estas dinámicas consigues (por poco que sea):

  • Confianza del alumnado hacia ti porque ven que no sólo te preocupas por el contenido estrictamente curricular.
  • Confianza del alumnado entre ellos, ayuda mutua y empezar a crear sentimiento de grupo.
  • Conocer alguna/s aficiones de tus alumnos para así después poder generar actividades alrededor de ellas.
Estas dinámicas de grupo se deben ir poniendo en marcha de vez en cuando, así que lo puedes ir haciendo a lo largo del año (tienes mucho tiempo por delante!).

¿Has realizado alguna vez una actividad de este tipo? ¿Te animas a hacer alguna de estas dinámicas? ¿Conoces alguna otra que pueda añadir al listado? Deja un comentario aquí debajo y nos lo cuentas.

sábado, 29 de agosto de 2015

¿Cuál es para ti la finalidad de la Educación?

¿Cuál es para ti la finalidad de la Educación?
Fuente
Nos encontramos a las puertas de Septiembre, eso significa una cosa para los que nos dedicamos al sector educativo: Nuevo curso. Y con ello un sinfín de emociones.

Si no has empezado con la vorágine de preparar el próximo curso (y si has empezado, te pido que lo hagas también), piensa durante 5 minutos en las siguientes preguntas: ¿cuál crees que es la finalidad de la Educación? ¿porqué crees que es importante la educación? ¿para qué le sirve al alumnado?

No hace falta que le des muchas vueltas, lo primero que te venga en mente apúntalo en un papel, en un post-it, en una nota en el móvil... donde quieras, pero apúntalo. Sólo hace falta que apuntes 2-3 ideas (si estás inspirado añade las que necesites, tampoco es plan de cortarte las alas).

Conocer la respuesta a estas preguntas, y tenerlas bien presentes, es tener claro cuáles son nuestras creencias sobre cómo debería ser la educación. Hay muchas veces que no nos paramos en pensar lo que es esencial porque llevamos mucho tiempo en "piloto automático". Por eso hay veces que es mejor hacer un alto en el camino y reflexionar sobre como concebimos lo que hacemos día tras día.

Una vez tienes más o menos claras las respuestas, ahora piensa si la metodología, las actividades, la interacción con tus alumnos, tu papel dentro del aula... está alineado con tus respuestas:
  • Si la respuesta es no, felicidades! (no me he vuelto loca, ni me he equivocado) Reconocer que tus creencias no están alineadas con tus prácticas diarias es el primer paso para poder empezar a mejorar. Pero, por dónde empezar verdad? Haz una lista de lo que te gustaría cambiar, busca cambios pequeños, detalles, cosas que puedas empezar a hacer el primer día de clase (tal vez te pueda ayudar la lectura de "El cambio debe empezar por uno mismo" o "De la información al conocimiento, estrategias docentes"). Para hacer un símil, piensa que te quieres poner en forma, verdad que el primer día que empiezas a hacer pesas no te pondrás como meta levantar una pesa de 10 kg y hacer 5 series de 10 repeticiones? Pues con esto igual, paso a paso para ir regulando tu día a día, en el fondo lo que estás haciendo es reaprender la forma en que das clases, así que ya sabes que primero se empieza con lo más fácil para después ir aumentando la complejidad.
  • Si la respuesta es sí, felicidades! Estoy segura que puedes hacer algo para alinearte aún más con tus respuestas, siempre hay puntos de mejora, búscalos! (mírate los posts que he citado antes, nunca se sabe de dónde puede venir la inspiración).
Te habías planteado alguna vez estas preguntas? Has visto diferencia entre lo que crees y lo que haces? Compártelo en los comentarios.

martes, 2 de junio de 2015

Es complicado no imitar lo que has vivido como alumno

Fuente
Desde hace muchos años que le estoy dando vueltas a una inquietud: la baja autoestima que hay entre el colectivo docente y el poco reconocimiento a la gran labor que hacen.

Siempre he pensado que los docentes tienen una gran labor en sus manos y que no tienen el apoyo (moral, institucional, social...) que realmente se merecen. Ser docente es un trabajo duro (por muy motivado que puedas estar), y no es fácil empezar en este trabajo y, aún menos, querer hacer las cosas de forma distinta a como las has vivido (tal vez esta frase ahora pueda quedar un poco descontextualizada pero no os preocupéis que os pondré un símil muy claro para explicarme mucho mejor).

Licencia Creative Commons
Esta obra, creada por Anna Jubete Sagredo, está bajo una Licencia Creative Commons Atribución-NoComercial 4.0 Internacional