martes, 15 de enero de 2013

¿Las universidades están preparadas para la sociedad de la información?

Classroom por velkr0 CC BY 2.0 (http://flic.kr/p/6hRRXf)
Classroom por velkr0
CC BY 2.0 (http://flic.kr/p/6hRRXf)
Hace poco más de un mes, en The New York Times se publicaba un artículo titulado “Saying no to college” en el que se hace un repaso a la experiencia de distintas personas que han preferido dejar de un lado la universidad para empezar a trabajar en aquello que les gustaba y les apasionaba sin tener que endeudarse durante muchos años para conseguir una formación que no les era provechosa.



Voy a poneros el ejemplo de un caso real, un barcelonés de 17 años ha acabado sus estudios de COU en el año 2000 y tiene muy claro que se quiere dedicar a realizar personajes en 3 dimensiones (3D), un tanto por obligación, accede a una carrera universitaria no homologada en una universidad privada porque son los únicos estudios en los que en algún momento podrá tener una asignatura donde podrá aprender 3D. Pasa los semestres realizando asignaturas que le disgustan y de los cuales sabrá que no podrá aprovechar mucha información una vez finalizados sus estudios y, en paralelo a toda esta formación, en sus ratos libres va aprendiendo de forma autónoma todo lo que implica el mundo del 3D. Cuando llega la esperada clase, se da cuenta que sabe más que el profesor y que incluso podría estar dando perfectamente él la clase a sus compañeros. Al finalizar los estudios, este chico ha seguido autoformandose gracias a la cantidad de información que se comparte de forma gratuita por internet y por su afán de aprender cosas nuevas y ver como evolucionaba su técnica en cada nuevo intento. Mi duda es, ¿este chico necesitaba pasar por esos años de formación y invertir una gran cantidad económica en una formación universitaria?

Evidentemente, esta duda no se puede extender a todas las profesiones porque existen profesiones que requieren certificaciones obligatorios para poder ejercer, pero si este reducto los dejamos de lado por ser “especiales”, ¿qué sucede con todas aquellas que no necesariamente necesitan un diploma donde especifique cuales son tus estudios para ejercer la profesión?

Este ejemplo, y muchos otros como los mencionados en el artículo del The New York Times, hacen plantearme si realmente las universidades, tal como están concebidas hoy en día son útiles para el futuro y para aquellas profesiones que aún están por inventar.

Esto me hace recordar una duda que me planteaban dos alumnas de CFGS hace un par de días: ¿De cara al futuro, tiene más prestigio realizar una carrera en una universidad presencial o en una a distancia? Mi respuesta fue rápida: Si yo fuera quien os tuviera que escoger para realizar un trabajo, no me interesaría vuestro expediente académico, lo que me interesaría seria vuestra aptitud y conocimientos para desarrollaros correctamente en un lugar de trabajo.

Muchos conocimientos se adquieren hoy en día gracias a la cantidad de información compartida de forma gratuita en blogs y foros especializados, videotutoriales e incluso en los tan famosos MOOCs. Esto hace cuestionarme ¿cuál es la función de la universidad en la sociedad de la información en la que vivimos? ¿es necesario llenar con carreras este espacio formativo que se puede conseguir de forma gratuita? ¿porque hasta hace bien poco tenia más prestigio una persona con diploma que una persona con experiencia?

¿Qué os parecen todas estas cuestiones? Podéis dejarnos vuestras observaciones y comentarios en el espacio de debajo del artículo.

NOTA: Este post fue publicado originariamente en TrendTeach por la misma autora.


1 comentario:

  1. [...] ya os comenté en un anterior post, The New York Times publicó un artículo titulado “Saying no to [...]

    ResponderEliminar

Muchas gracias por comentar en el blog, todas las aportaciones son bienvenidas y me ayudan a seguir adelante con ello!

Un saludo!

Licencia Creative Commons
Esta obra, creada por Anna Jubete Sagredo, está bajo una Licencia Creative Commons Atribución-NoComercial 4.0 Internacional